Con motivo del décimo aniversario del informe la Encuesta Millennial y Gen Z 2021, Deloitte realizó una reedición postpandemia revelando que ambos grupos generacionales han tomado conciencia que sus acciones individuales no pueden hacer grandes cambios para revertir los temas que impactan al mundo, pero se muestran más interesados en trabajar junto a las organizaciones como el gobierno, el sistema educativo y las empresas para impulsar el cambio a una escala mucho mayor.

En los últimos años, la Encuesta Millennial ha reflejado que las generaciones más jóvenes quieren trabajar para empresas que tienen un propósito más allá de las ganancias, que comparten sus valores y que les permitan sentirse más capacitados para marcar una diferencia en la sociedad.

De allí que los líderes empresariales deben estar conscientes sobre cómo han cambiado el esquema de prioridades a fin de poder conectar con estas audiencias, bien sea desde el esquema de consumidores o colaboradores. Aquí un resumen de los 5 puntos clave que revela el estudio:

  1. Reconocer el impacto que tiene las mujeres trabajadoras en su negocio. La pandemia ha tenido mayor impacto en las mujeres, quienes se muestran más estresadas que los hombres, debido a que adicional al trabajo, llevan la carga de la casa, están preocupadas por las finanzas y están más pendientes de la igualdad y la discriminación. Los empleadores pueden apoyar a las mujeres durante este tiempo ofreciéndoles flexibilidad y más recursos a largo plazo, trabajando en perseguir iniciativas que alivien los desafíos y los prejuicios exclusivos sobre las mujeres en el lugar de trabajo.
  2. Reevaluar las formas de liderizar la contratación y la retención de personal para promover la diversidad y la inclusión. Los empleadores deben usar sistemas y procesos ciegos ante las diferencias de género y razas, además de pensar diferente sobre los tipos de experiencias y calificaciones que podrían preparar a una persona para roles específicos. Esto podría incluir la contratación de mentalidades curiosas en lugar de buscar un conjunto de habilidades específicas o buscar personas que han demostrado ser ágiles, estar cómodos con la ambigüedad y capaces de superar la adversidad.
  3. Examinar el rol del negocio puede apoyar a los empleados que luchan contra la incertidumbre económica y el estrés financiero. Millennials y Generación Z se sienten retrasados en generar riqueza en comparación a generaciones anteriores, un problema agravado por la pandemia. Los Líderes que ignoren las brechas en los ingresos y la riqueza, tanto en la sociedad como en sus propias organizaciones, corren el riesgo de alienar a sus empleados con el mensaje “necesito prosperar”.
  4. Asegúrese de que el medio ambiente no caiga de la lista de prioridades durante mucho tiempo. Una respuesta significativa al cambio climático es crítico para proteger el recurso humano, generando a largo plazo valor sostenible, además de atraer y retener empleados jóvenes de alto rendimiento.
  5. Priorizar la salud mental apoyo y recursos, y crear culturas donde está bien reconocer el estrés. Los líderes necesitan desestigmatizar la conversación alrededor salud mental en el lugar de trabajo y animar que su gente sea transparente sobre sus necesidades. Esto último ayudará a los empleados a sentirse más saludable y feliz e impulsará la productividad.