La prolongación de la crisis social y económica a nivel mundial, causada por la pandemia COVID-19, ha transformado el patrón y la cotidianidad de la vida laboral del sector empresarial en cada uno de sus ámbitos, principalmente en el abordaje de la Responsabilidad Social Empresarial.

La RSE consiste en una contribución activa y voluntaria, por parte de una o varias empresas, al mejoramiento o crecimiento social, económico y/o ambiental de un país, una región o incluso el mundo. Dicha contribución funciona como una ventaja de doble vía, ya que la empresa no solo aporta al mejoramiento socioeconómico o medioambiental de un grupo de individuos, sino que además se posiciona como una empresa comprometida y responsable, percibida positivamente por sus diversos stakeholders.

¿Pero qué sucede cuando, bajo el marco de una gran crisis, la empresa debe velar por su sostenibilidad y no dispone de los recursos para continuar apoyando a la sociedad?

Es en estos momentos de crisis en donde las empresas deben buscar alternativas viables que les permitan continuar con sus operaciones y a la vez, retribuir a la sociedad, en la medida de lo posible, apoyo o ayuda en forma de acciones bajo el marco de Responsabilidad Social Empresarial.  La empresa multinacional The Coca-Cola Company, a través de la fundación Coca-Cola, ha realizado múltiples contribuciones, equivalentes a más de 100 millones de dólares, para contrarrestar la propagación de COVID-19. Muchas de estas acciones fueron a través de donaciones monetarias, facilitación de equipos médicos a hospitales durante la fase de propagación, donación de mascarillas, guantes y otros productos de salud a diversas comunidades, entre otras acciones.

De igual forma, otras empresas, como es el caso de APPLE y GOOGLE, han realizado una alianza entre ellas para rastrear los contagios de COVID-19 a través de sus innovadoras plataformas de IT, apoyo que ha sido de gran ayuda para las autoridades de salubridad.

De igual forma, APPLE ha incorporado elementos de negocios sostenibles en su línea de productos a través de la creación del Iphone SE, un dispositivo electrónico de mucho menor costo, pero con la calidad y diseño que los caracteriza.

Estos son varios ejemplos de cómo empresas grandes han ajustado sus respectivas estrategias de negocio para continuar operando y al mismo tiempo poder apoyar a un vasto número de personas. Cada una puede apoyar, sin importar el tamaño del aporte, desde la naturaleza de sus negocios. Es importante durante estos tiempos complejos y de adversidad que las empresas asuman una visión distinta, permeada de solidaridad, que permita aportar nuestro granito de arena al fortalecimiento de nuestras sociedades.