Por Rebeca Abarcas – Asesora de Cuentas


¿Si tuvieras que escoger entre ganar más dinero o trabajar desde casa, qué preferirías?

La respuesta, seguramente, variará dependiendo de a quién le preguntes. Sin embargo, resulta muy interesante saber que el Pulso Social del Grupo Datos asegura que, antes de cualquiera de estas opciones, la mayoría de las personas preferirían “trabajar para una empresa que hace bien a la sociedad”, y por sobre todas “ser feliz con lo que hacen”.

El accionar de las empresas parece tener un efecto directo sobre el bienestar de la sociedad y también sobre el bienestar de sus propios colaboradores; cuando una empresa cuenta con un propósito claro y la sociedad se conecta con este, ambas partes se ven beneficiadas en una relación sana de confianza y apoyo mutuo. La confianza se construye de manera progresiva mediante a acciones altruistas, responsables, y empáticas – que listamos a continuación , y es mediante ellas que se crea una buena reputación de la empresa ante sus grupos de interés, aumentando así su valor real, más allá de los valores financieros

Propósito Empresarial

En el Simposio de Responsabilidad: Claves para el Desarrollo de la Alianza Social de VenAmCham, llevado a cabo el pasado 27 de octubre, se reunió un importante grupo de grandes referentes de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) a nivel global, entre ellos, Luis Maturén, CEO del Grupo Datos, quien compartió una interesante reflexión sobre la temática del propósito de las empresas.

A diferencia de lo que muchos podrían intuir, el propósito va más allá de una simple meta u objetivo; no tiene que ver con alcanzar un número específico de retorno de inversión, ni la cantidad de países donde tu empresa quiere tener operaciones. El propósito de una empresa tiene que ver más con aquello que le da razón de ser, es ese aporte con el que quiere trascender, el ‘por qué’ de su accionar.

Para ejemplificar usemos una empresa que todos conocemos: Google. Podría intuirse que el propósito de esta empresa de tecnología es “Democratizar el conocimiento”, y bajo este paraguas, han desarrollado herramientas gratuitas de búsqueda, de trabajo colaborativo, de aprendizaje, e incluso tienen proyectos sociales que buscan proveer de conectividad a regiones menos desarrolladas. Todas las acciones que llevan a cabo van atadas a ese propósito mayor.

Cuando este propósito positivo se suma a una empresa que también se preocupa por el bienestar de sus colaboradores, la confianza es casi un hecho.

Transparencia y Comunicación

Tanto clientes, como colaboradores, y opinión pública apoyan a las empresas con quienes están alineadas en valores y les brindan el “regalo” más valioso: su confianza.

Una de las maneras más efectivas de preservar esta confianza es siendo transparentes con las acciones de la empresa y comunicando su impacto en Memorias de Sostenibilidad. Para Ramón Ostos, Socio-Director de KPMG Venezuela, que también estuvo presente en el Simposio de Responsabilidad de VenAmCham, “lo que produce una Memoria de Sostenibilidad es esa transparencia y calma sobre el ADN de una organización”.

Aunque no hay fórmulas exactas sobre cómo se debe crear uno, la clave para ser fiel a esa transparencia es que “debe reflejar tantos los efectos positivos como los negativos”, dice Ostos. Aunque el objetivo sea hablar de la sostenibilidad, la empresa debe saber reconocer, de manera medible, en qué áreas está siendo menos sostenible para poder tomar más acción.

Crear un informe completo que exponga todas las aristas de impacto de una empresa requiere perspectiva, introspección, coordinación interna, y apoyo de profesionales en el área, y aunque esto signifique una inversión de recursos, la realidad es que es un insumo muy importante para los inversores actualmente, ya que, una empresa que se preocupa por ser sostenible, y por tener una buena reputación, es una inversión de menor riesgo.

Innovación Responsable

Para finalizar, una de las acciones más importantes en temática de sostenibilidad es la capacidad de innovación; para generar bienestar, para solventar problemas, para crear nuevas oportunidades, e incluso para generar nuevos negocios más sostenibles.

Según Ramón Sosa Mirabal y Silvia Urarte Gómez, expertos que también expusieron en el Simposio de Responsabilidad de VenAmCham, la creatividad es la clave para generar estrategias y para aprovechar oportunidades de mejora.

En el contexto de la innovación, Urarte Gómez reconoce que estamos en una era de cambios y que, si bien tenemos una herencia cultural sobre cómo se hacen las cosas, “nuestra generación debe preocuparse por reconocer lo que se ha hecho bien, y comenzar a hacerlo mejor”, de manera que podamos direccionar los cambios hacía ese mundo que queremos vivir.

El caso que expuso Ana Belén Pociña, directora global de Sostenibilidad y Ética Corporativa de Telefónica, es fiel ejemplo de ese accionar responsable e innovador que es posible, incluso en una industria sumamente contaminante como la de las telecomunicaciones, que contribuye con 4% de las emisiones de CO₂ en el mundo.

Ana Belén expone que en Telefónica tienen años analizando su consumo energético, y que desde entonces ha decidido alcanzar el Net Zero en la empresa para 2040, logrando que su consumo energético provenga de fuentes 100% renovables para mejorar la eficiencia energética de la compañía y de la cadena de valor. Bajo este contexto han reevaluado procesos internos para llevarlos a la digitalización, han creado soluciones Eco-Smart para clientes, y han logrado tener un sello de certificación, en alianza con AENOR, que muestra los beneficios ambientales de los productos y servicios.

Dar el paso a la sostenibilidad

Aunque unirse a la ola de la sostenibilidad pueda parecer demasiado, la realidad es que el primer paso es la decisión de querer tener un impacto positivo en la sociedad; el segundo, comenzar a tomar acciones conscientes que se alineen a esa decisión.

Es posible desde cada uno de los departamentos y espacios de la empresa, solo hace falta comenzar a comunicarlo, escuchar activamente hacia adentro y hacia afuera, analizar, y apoyarse de profesionales capaces que guiar a la empresa en su nuevo camino.