Por Nohelia Licir – Consultora


En el Día Internacional de la Mujer, CAF -Banco de Desarrollo de América Latina – presentó su estrategia para impulsar la Igualdad de Género en América Latina y el Caribe para el periodo 2022-2026, basada en tres puntos básicos: autonomía económica, autonomía física y autonomía en la toma de decisiones.

Con la puesta en marcha de esta estrategia la institución busca convertirse en un actor determinante en la lucha por la igualdad de género y el empoderamiento de las niñas y mujeres en la región latinoamericana y del Caribe. “En CAF entendemos que debemos trabajar con y para todos los integrantes de la sociedad sin distinción alguna, asegurando la igualdad de oportunidades. El año pasado, el Directorio aprobó el mayor incremento de capital en la historia de CAF, esa estrategia contiene que una de las guías para orientar nuestras operaciones de aquí al 2030 tiene como factor transversal la inclusión, la equidad de género y la promoción de la diversidad de América Latina”, señaló Sergio Díaz-Granados, Presidente Ejecutivo de CAF.

Tres ejes estratégicos basados en la autonomía

En palabras de Ana María Balardi, Gerente de género, inclusión y diversidad de CAF “Alcanzar la igualdad de manera real y sustantiva es un reto que involucra, tanto al sector privado como sector público, a las organizaciones no gubernamentales, a la sociedad civil, a los diferentes organismos multilaterales. En CAF estamos convencidos que el desarrollo sostenible sólo será posible con la participación de todos los integrantes de la sociedad en igual condición”

En ese sentido han definido su actuación en tres ejes estratégicos:

  1. Autonomía económica: facilitando el acceso de las mujeres a los recursos financieros, a los servicios básicos y de desarrollo productivo, a las oportunidades laborales de calidad, y el desarrollo de sistemas de cuidados, así como su participación en las estrategias para la mitigación y adaptación al cambio climático.
  2. Autonomía física: fortaleciendo la capacidad de los países en la lucha contra la violencia de género, la erradicación del feminicidio y el embarazo adolescente, prevenir la violencia y discriminación contra las personas LGBTIQ.
  3. Autonomía en la toma de decisiones: promoviendo las capacidades, habilidades y competencia para el liderazgo de las mujeres y su participación dentro de espacios de toma de decisiones.

Estos pilares se apoyan en cuatro acciones prioritarias:

  • Acompañamiento: se apoyará la definición e implementación de las políticas de género de los países miembros, se fortalecerán las capacidades estatales y se mantendrá un diálogo fluido con las autoridades rectores en la materia.
  • Transversalización: se transversalizará la perspectiva de género en las operaciones y áreas de actuación externas de CAF mediante el fortalecimiento de los equipos de estructuración y administración de proyectos.
  • Alianzas: se establecerán alianzas y espacios de diálogo para una mejor respuesta a los desafíos de género de la región.
  • Comunicación: se promoverá una práctica comunicativa libre de sexismo y que socialice los progresos en la consecución de la igualdad de género de los países accionistas y la respectiva contribución de CAF

El evento también fue propicio para la generación de paneles de debate sobre el empoderamiento de las mujeres y el liderazgo de las mujeres en la región, en donde se presentaron importantes reflexiones sobre la actualidad de la región, así como casos emblemáticos que son un ejemplo de éxito para todos.

Algunos datos adicionales y puntos de vista de los panelistas

DINORAH SINGER – Ejecutiva principal – Educación – CAF

  • A pesar de los notables avances educativos que niñas y mujeres de América latina han experimentado en los últimos años, esto no se ha visto reflejado en mejores remuneraciones ni en mayor autonomía económica.
  • Una de cada cuatro mujeres no cuenta con recursos monetarios propios y de cada diez trabajadores apenas cuatro son mujeres.
  • 27% de mujeres Vs 12% de hombres. No cuentan con ingresos monetarios propios
  • Las mujeres dedican más tiempo a las tareas de cuidado y a la crianza de los hijos. Las mujeres dedican un promedio de 4 horas al día mas que los hombres a tareas del hogar.
  • Y si bien son mayoría en las universidades, no lo son en el campo del saber asociado a la innovación, en donde se perciben mejores salarios
  • Si queremos hablar de una verdadera igualdad de género esto debe cambiar
  • Una mayor autonomía económica necesita una mejor oferta de servicios de cuidado y educación a la primera infancia, así como expandir las licencias parentales que permitan una mayor equidad en las tareas de cuidado, así como expandir las licencias parentales, que permitan una mayor equidad en las tareas de cuidado.
  • Necesitamos sistemas educativos que eliminen los estereotipos que discriminan y profundizan las desigualdades de género.
  • Debemos trabajar para que cada vez haya mas mueres en profesiones vinculadas a la innovación y la tecnología, que les permitan aprovechar las oportunidades de la cuarta revolución industrial

CLAUDIA PALACIOS – Comunicadora Social – Autora del libro: HemBrujas: muchas voces de una lucha en la que faltan hombres

  • Según ONU mujeres, las mujeres realizan 2,5 veces más trabajo no remunerado que sus parejas como cuidar hijos, cocinas o limpiar. Esto, si bien se calcula que representa entre el 10% y 30% del producto Interno Bruto para las mujeres que lo hacen gratuitamente, solo implica mayor vulnerabilidad a ser violentadas e invisibilizadas.
  • Los gobiernos y organizaciones como CAF, deben trabajar en crear un sistema eficaz de servicios del cuidado que esté al alcance del bolsillo de las familias, para que se genere empleo formal, ara las mujeres que tienen esta experticia y vocación, y para que otras liberen tiempo para poder dedicarse a desarrollar sus talentos y obtener ingresos.
  • Muy importante trabajar también en vincular en esto a los hombres, para que desempeñen con mayor detalle y convicción, los roles del cuidado que, por lo demás funcionan para lograr relaciones mas armoniosas con las personas de su entorno

DIANA MEJÍA – Especialista senior – Inclusión Financiera- CAF

  • Alrededor de 160 millones de mujeres en América Latina no tienen una cuenta bancaria.
  • Las mujeres enfrentan barreras mas severas que a los hombres a la inclusión financiera, por ejemplo muchas mujeres no tienen autonomía en la toma de decisiones financieras en sus propios hogares.
  • 48% de los hombres deciden sobre las finanzas de su hogar en comparación con el 33% de las mujeres* Brasil, Colombia, Ecuador, Perú
  • Tienden a ahorrar menos ya que tienen menos oportunidades laborales, debido a su mayor participación en el sector informal y en tareas domésticas no remuneradas
  • También tienen menos acceso a dispositivos digitales así como menores niveles de educación financiera y digital.
  • Para reducir estas brechas de género y aumentar la inclusión financiera digital de las mujeres de la región debemos impulsar la incorporación de la perspectiva de género en las estrategias nacionales de inclusión financiera y apoyar a las instituciones financieras para que diseñen productos y programas de educación financiera dirigidos a cubrir las necesidades de los diferentes segmentos de las mujeres para mejorar su bienestar financiero.